Vaya al Contenido

Menu Principal:

Síndrome de abstinencia

Cardiovascular > Dejar de Fumar
La nicotina es un estimulante y un sedante del sistema nervioso central, que produce síntomas de abstinencia al dejarlo. El más habitual es el dolor de cabeza, pero suelen aparecer los siguientes:

Ansia de fumar

Dolor de cabeza

Mareos y vértigo

Irritabilidad

Temblor interior

Falta de concentración

Temblor de manos

Perdida de apetito

Dolor de ojos

Nauseas

Vómitos

Cambios de sabor

Ansiedad para comer

Contracciones musculares

Cansancio

Debilitamiento

Sudor de manos

Hormigueos en la piel

La ansiedad de fumar aparece en picos de diferente intensidad, los más fuertes son a las 48 horas de dejar de fumar, debe de controlarlos con su fuerza de voluntad y con agua o zumos, a veces haciendo inhalaciones profundas de aire o con actividad física. El oxígeno es un buen tranquilizante de los nervios. Puede apoyarse en este periodo con complejos vitamínicos B.




1. TERAPIAS SUSTITUTIVAS DE LA NICOTINA

Solo en los casos necesarios se debe plantear un apoyo con terapias sustitutivas de la nicotina, con voluntad sin más hay un 8% de éxitos a la primera, sube al 10 % y hasta el 18% en la quinta intentona. Si se asocian parches de nicotina o chicles de nicotina estos éxitos pueden mejorar un 22%.

Indicaciones:

Unicamente será necesaria en pacientes con alta dependencia física.
Debe iniciarse el mismo día en que se deja de fumar, al levantarse, o bien en las horas previas.
Se mantendrá diariamente, reduciendo periódicamente la dosis, sin superar los 3 meses de tratamiento.

Existen varias formas de administración, siendo las más usadas: el parche cutáneo y el chicle o goma de mascar. La primera ofrece la seguridad de una liberación constante de la nicotina, y evita el aspecto antiestético de mascar chicle. El chicle se asemeja más a las fluctuaciones de concentración de nicotina en sangre que ocasiona el cigarrillo, aunque hay que tener en cuenta sus contraindicaciones y sus especiales condiciones de uso.

En ocasiones es útil combinar ambos métodos en aquellos fumadores que a pesar de usar el parche, a lo largo del día experimentan episodios de deseo intenso de fumar, pudiéndose asociar entonces el chicle.

La nicotina transdérmica se presenta en parches de 16 ó 24 horas de liberación continuada de la sustancia, y en tres tamaños diferentes de 10, 20 y 30 cm cuadrados de superficie, con una liberación de 5 ó 7, 10 ó 14 y 15 ó 21 mgr. de nicotina respectivamente, según se trate del parche de 16 ó 24 horas.

No existe evidencia científica suficiente para optar por un tipo de parche o por otro. En todo caso parece lógico recomendar el parche de 24 horas en aquellos fumadores que ya experimentan deseo intenso de fumar al despertarse.

El parche no debe usarse en zonas con pelo porque disminuye la absorción, ni en zonas recientemente afeitadas por el riesgo de aumentarla.

El tratamiento con parches suele iniciarse con los de dosis más altas, siempre teniendo en cuenta el consumo previo de tabaco, para ir disminuyendo las dosis progresivamente, aproximadamente cada 3 ó 4 semanas, o incluso antes, según la evolución.

2. BUPROPION

Es un antidepresivo que produce una inhibición de la absorción neuronal de norepinefrina, serotonina y dopamina, aumentando su concentración en la sinapsis neuronal. Esta deplección de mediadores parece ser la causa del síndrome de abstinencia de la nicotina. Con lo cual su actividad sería reemplazar esta falta y haciendo desaparecer, o disminuir, los síntomas de la falta de nicotina.

En diferentes estudios bien controlados, el porcentaje de pacientes que dejó de fumar fue un 44% a las seis semanas de tratamiento y un 23% al año.

El asociar tratamientos sustitutivos de nicotina a la vez del bupropion no parece mejorar el porcentaje de éxitos.

Como efectos secundarios aparecen la sequedad de boca en un 12% de los casos, y el insomnio en un 34% de los casos. Se utiliza a dosis de 300 mg por día.

3. VARENICLINA

Medicamento más moderno cuyo mecanismo de acción es, parece ser, más fisiológico. se trata de un agonista de los receptores nicotínicos. Esto quiere decir que el medicamento ocupa los lugares que normalmente ocupa la nicotina, así, el organismo "cree" que tiene nicotina y disminuye el sindrome de abstinencia.

Según los datos de los estudios realizados en la Unidad de Tabaquismo de Bellvitge, según la experiencia del doctor Ramón, muestran que casi un 60 por ciento de las personas que dejaron de fumar, lo consiguieron gracias a la ayuda de vareniclina. Estos datos se complementan con los resultados de los estudios farmaco-económicos que indican, según la compañía Pfizer, desarrolladora y distribuidora del medicamento, que "vareniclina no es sólo el tratamiento más efectivo, sino que además es el que logra un mayor ahorro en los sistemas sanitarios".

Comentar
Exante


sin comentarios
Regreso al contenido | Regreso al menu principal