Vaya al Contenido

Menu Principal:

Hernia inguinal

Cirugía
INTRODUCCION

Las hernias son trastornos caracterizados por la salida permanente o transitoria de una víscera a través de una anormalidad u orificio de la pared del abdomen. En la hernia inguinal, la salida se produce por la pared del abdomen de la región inguinal.

Su pronta resolución es muy importante por las complicaciones, graves en muchos casos, que puede llegar a ocasionar.

La cirugía reparadora constituye el tratamiento de elección en cualquier tipo de hernia, salvo que exista una expresa contraindicación para realizarla. En   algunos casos y excepcionalmente, sobre todo en las edades extremas de la vida, pueden utilizarse métodos de contención como bragueros o fajas.


Escroto normal: el proceso vaginal y la túnica vaginal son obliterados y no contienen líquido ni materia intestinal.
Hernia inguinal: el proceso vaginal ha permanecido abierto permitiendo el ingreso de materia intestinal (líquido y curvaturas del intestino) dentro del escroto.



Es muy importante la detección precoz y la reparación inmediata, ya que de ello dependerá el éxito de la cirugía.

Previo a la cirugía, y si la hernia no presenta ninguna complicación, deben corregirse todos los factores desencadenantes o favorecedores de su aparición, como por ejemplo la obesidad, tos, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, dificultad para orinar y enfermedades de la próstata.

TECNICA

El tipo de anestesia a utilizar va a depender de la que pueda tolerar la persona y la que el cirujano y el anestesiólogo consideren apropiada.

La anestesia local se ha utilizado cada vez con mayor frecuencia en los últimos años, pero no debe ser utilizada cuando es una hernia complicada. Otra técnica es produciendo un bloqueo de la médula espinal, peri o intradural, sobre todo en aquellas personas con trastornos pulmonares. La anestesia general, utilizando sedantes, analgésicos e hipnóticos brinda mayor seguridad.

La técnica quirúrgica va a depender de las características anatómicas que presente y de la presencia de complicaciones. En la cirugía clásica, básicamente, lo que se realiza es volver a su localización normal las vísceras comprometidas y posteriormente reconstruir la pared del abdomen alterada y permitir la funcionalidad de la región inguinal.

La resolución con la cirugía laparoscópica consiste en reparar el defecto anatómico desde el interior de la cavidad del abdomen. Este tipo de procedimiento posee una serie de ventajas con respecto a la anterior, como la disminución del dolor postoperatorio y del tiempo de internación. Se la utiliza fundamentalmente cuando la hernia es de ambas regiones inguinales y en las que vuelven a aparecer tiempo después de la operación. Como desventaja, presenta su costo económico y la colocación de un material sintético para reforzar la pared del abdomen.
Exante
Comentar


sin comentarios
Regreso al contenido | Regreso al menu principal