Vaya al Contenido

Menu Principal:

Dislexia

Pediatría
DEFINIENDO LA DISLEXIA

La dislexia es un trastorno del aprendizaje. Una persona con este tipo de trastornos tiene problemas para procesar o comprender las palabras o los números. Hay varios tipos de trastornos del aprendizaje; dislexia es el término que se emplea para designar la dificultad para aprender a leer, aun cuando la persona con dislexia es capaz de hacerlo y está motivada para aprender. La palabra dislexia proviene del griego “dys” que significa anormal o deteriorado, y “lexis” que se refiere al lenguaje o las palabras.

La dislexia no es una enfermedad, es un trastorno con el que se nace y con frecuencia es un trastorno familiar. Las personas con dislexia no son tontas ni vagas. La mayoría tiene una inteligencia normal o ligeramente superior a la normal y debe trabajar duro para superar sus problemas de aprendizaje.

CAUSAS DE LA DISLEXIA

Solamente hace unos 100 años que los médicos identificaron por primera vez el conjunto de problemas de aprendizaje que ahora llamamos dislexia. Al principio mucha gente pensaba que la dislexia estaba causada por problemas de la visión. Hoy día se sabe que esta no es la causa.
Los investigadores creen actualmente que la dislexia ocurre a causa de la manera en que se forma el cerebro y la manera en que procesa la información que recibe. Las modernas técnicas de imágenes cerebrales han permitido demostrar que cuando una persona con dislexia lee, emplea zonas cerebrales distintas de las que emplea una persona sin dislexia.

DislexiaLa mayoría de personas cree que alguien con dislexia invierte las letras y los números y ve las letras del revés, pero estas inversiones ocurren como parte normal del desarrollo y no son más frecuentes entre los niños con dislexia. La investigación ha encontrado que la mayoría de personas con dislexia tiene problemas para reconocer los fonemas, que son las unidades básicas del habla. Por ejemplo el sonido “p” de la palabra “perro” es un fonema. Así, las personas con dislexia son incapaces de hacer una conexión entre el sonido y la letra símbolo de tal sonido.
Esto hace difícil reconocer las palabras cortas, familiares o pronunciar palabras largas. Una persona con dislexia necesita más tiempo para pronunciar una palabra, puesto que con frecuencia se pierde el significado de la palabra y la comprensión de la lectura es pobre. No sorprende, por tanto, que algunas personas con dislexia tenga problemas para deletrear, expresarse por escrito e incluso para hablar a causa de que siguen necesitando poner juntos los fonemas para formar las palabras cuando quieren hablar, escribir o leer.

Algunas personas tienen formas de dislexia más leve, de manera que tienen menos problemas en estas otras áreas del lenguaje escrito o hablado. Superar la dislexia representa un esfuerzo y un trabajo suplementario, porque la dislexia no es algo que desaparezca por sí misma o que uno pueda deshacerse de ella. Las personas con dislexia deben buscar durante toda su vida las distintas formas para aprender y emplear las distintas estrategias para superar el trastorno.

Si bien sabemos hoy mucho más sobre la dislexia que hace 100 años, todavía queda un largo camino que recorrer antes de entender completamente cómo y por qué ocurre.

CÓMO SE "VE" LA DISLEXIA

Si uno tiene dislexia, puede tener problemas para leer incluso las palabras más sencillas. Se pueden mezclar las letras, por ejemplo la palabra “viene” se ve como “nieve”, o la palabra “bus” se ve como “sub”. Las palabras de una frase parecen haberse juntado, los espacios entre palabras se han perdido. Por ejemplo:
"La spalabra snoes tán correctamen teespacia das"
"Las pabras se ponuncian istnto delo ques len"
"Enocasionestodaslasletrasparecequeestánjuntas"

La persona con dislexia tiene problemas para recordar lo que se lee y lo puede recordar más fácilmente cuando la misma información se la leen o se oye en una cinta de audio. Los problemas con las palabras en las matemáticas son especialmente difíciles, aun cuando se tengan los conocimientos básicos de la aritmética. Si uno está hablando frente a toda la clase, puede tener problemas para encontrar las palabras adecuadas o los nombres de diferentes objetos, aun cuando se sabe perfectamente qué son y para qué se utilizan.

DIAGNÓSTICO DE LA DISLEXIA

Las personas con dislexia con frecuencia encuentran formas de adaptarse a su discapacidad de manera que nadie sabe que tienen un problema. Aunque esto puede ayudar en alguna situación embarazosa, buscar ayuda puede hacer más agradable el colegio y la lectura. Afortunadamente, la mayoría de personas se diagnostican en su infancia, pero no es raro que algunas personas sean diagnosticadas durante su adolescencia e incluso en la edad adulta.
No existe una forma sencilla para demostrar la dislexia, aunque los padres o los profesores del niño con dislexia deberían sospecharla si advierten la presencia de ciertos problemas, como los siguientes:

Dificultad con las palabras que riman o la identificación de números o letras
Dificultad con las direcciones, leer de izquierda a derecha o de arriba abajo, o entender los mapas
Mala técnica de lectura, a pesar de tener una inteligencia normal
Dificultad para recordar los nombres correctos de las cosas
Dificultad para memorizar listas escritas y números de teléfono
Incapacidad para acabar los deberes y los exámenes dentro del periodo de tiempo designado

Una persona que tenga uno de estos problemas no tiene por qué tener dislexia, pero si alguien tiene varios de estos signos, debería ser sometido a una exploración para detectar el trastorno.

La exploración física incluye el examen de la audición y de la visión para excluir cualquier enfermedad médica. El psicólogo del colegio o el psicoterapeuta del aprendizaje pueden emplear varios tests estandarizados: medición de la capacidad de pensamiento, test de inteligencia y otros para medir las capacidades de lectura, deletreo y escritura. Algunas personas con dislexia pueden tener problemas con otras áreas escolares, como la escritura y las matemáticas, o pueden tener problemas para prestar atención o para recordar cosas. En estos casos pueden ser necesarios otros tests.
"¿Qué tienen en común Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Albert Einstein, Thomas Edison, Cher, Tom Cruise, Walt Disney, Robin Williams, Will Smith y Orlando Bloom? ¡Que todos son o fueron personas inteligentes, famosas cada una en su campo! Sí, y también que todos ellos tienen o tuvieron dislexia, lo cual no les ha impedido alcanzar sus metas y objetivos"

VIVIENDO CON DISLEXIA

Aunque vivir con dislexia puede ser difícil, siempre se puede obtener ayuda. En algunos colegios puede haber clases especiales para mejorar la instrucción sobre los fonemas, tutores para trabajo individualizado; se puede permitir un mayor plazo de tiempo para los exámenes, permiso para grabar en audio las clases o proporcionar notas de lectura para que se pueda repasar la clase de esta forma. Los programas de ordenador para mejorar la pronunciación pueden ser útiles. Finalmente, la lectura es la mejor manera de practicar y mejorar la técnica y la habilidad.

El apoyo emocional a las personas con dislexia también es muy importante. Con frecuencia se sienten frustrados a causa de que a pesar de sus grandes esfuerzos no parece que adelantes tanto como el resto de compañeros de clase. También con frecuencia creen que son tontos o estúpidos. Pueden intentar cubrir estas dificultades volviéndose los payasos de la clase. Pueden intentar que otros compañeros les hagan los trabajos. Pueden hacer ver que no les interesa pasar de curso o pensar que el colegio es una pérdida de tiempo.

La familia y los amigos pueden ayudar a la persona con dislexia empezando por comprender que no es tonto ni vago y que hace todo lo que puede. Pueden reconocer y apreciar sus esfuerzos, sea en el deporte, el teatro, el arte, la creatividad, la resolución de problemas o lo que sea.

Una persona con dislexia no tiene por qué sentirse limitado en sus opciones profesionales. Las personas con dislexia pueden convertirse en médicos, políticos, ejecutivos, actores, artistas, maestros, o lo que sea que hayan elegido ser.
Net Credit
Libro infantil. Mucho más que lectura
Comentar


sin comentarios
Regreso al contenido | Regreso al menu principal